Open/Close Menu
Transformá tus recuerdos

Los vestidos de Rumi (Almohadones)

THUMBNAIL21
Slide background
Slide background
Slide background

Detalle de la esquina del almohadón

Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background

Nuestra clienta mas valiente. Hacía muy poco que habíamos empezado a trabajar y nos entregó los vestidos de su mamá. Este fue uno de nuestros primeros trabajos formales en DUP.

El pedido surgió a raíz de un trabajo en colaboración que habíamos hecho a fines de 2011 y que nuestra clienta vio y quería replicar con estos vestidos.

Como nos ocurre seguido, recibimos el material y lo pusimos a “pensar”. Puede resultar difícil de entender cuánto tiempo nos lleva ver hacia dónde queremos ir con un trabajo. Si bien lo que hacemos puede ser considerado trabajo artesanal, nosotras lo vemos más cercano al trabajo de artista. Nuestra inspiración está ligada al material con el que debemos trabajar, pero no deja de ser un proceso que no puede ser apurado y a veces es sumamente frustrante saber que hay alguien que confió sus más preciados recuerdos a nosotras y que, si bien la propuesta se acordó en la primera reunión, no siempre tenemos una idea acabada de las telas que vamos a usar, la paleta de colores que mejor va a funcionar o a veces, ni siquiera sabemos qué objeto va a surgir de nuestra colaboración.

Los vestidos de Rumi estuvieron “pensando” bastante tiempo. Los mirábamos y probábamos distintas formas de usarlos. No fue hasta que tuvimos el coraje para desarmarlos que vimos hacia dónde íbamos. Fue como resolver un acertijo. De pronto, ya sabíamos con qué telas trabajar, con qué formas y con qué paleta. Ahora había que ver si existían las telas que imaginábamos. La única consigna que nos dio fue: “Quiero almohadones”.

Al entregarlos, nos confesó lo importantes y significativos eran los vestidos para ella. Honestamente, desarmarlos y hacer el primer corte hubiese sido casi imposible de saber esto.

De una pluma - Todos los derechos son reservados 2014