Open/Close Menu
Transformá tus recuerdos

Las corbatas de Jane

THUMBNAIL24
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background

No existen dudas de que nuestros clientes son personas especiales y únicas. Jane nos venía observando hace tiempo. Escuchaba atentamente nuestros relatos sobre otros trabajos.

Un día se apareció llena de bolsas con corbatas. Estaban todas clasificadas por color dominante. Las había juntado a lo largo de su vida y sus viajes pero ya estaba lista para dejarlas ir.

Antes de entregarlas, nos separó dos bolsas y nos pidió que con esas le hiciéramos unos almohadones. “Estas y no otras”, aclaró. Y así largamos con nuestro habitual rompecabezas de colores y diseños posibles.

Nuestro primer trabajo fue con corbatas, hace ya cuatro años. Ya sabíamos que no importa cuánto uno busque online, es casi imposible encontrar cosas lindas hechas con corbatas rescatadas. Y sabiendo lo exigente que es Jane con respecto al producto terminado, sabíamos que estábamos frente a un gran desafío estético.

Uno de los ejes sobre los que trabajamos fue hacer desaparecer a la corbata como tal y trabajarla como tela. Las corbatas pueden ser de seda (no se pueden lavar) o de telas más sintéticas. Pero no importa cual sea el material, todas están cortadas al bies (en diagonal a la trama de los hilos) y es por eso que se deforman rápidamente al ser reutilizadas.

Usamos entretela de pegar para restarles movilidad y para poder trabajarlas como si fueran retazos comunes.

¡Parecen cuatro inocentes almohadones y no saben todo el trabajo que llevaron!

De una pluma - Todos los derechos son reservados 2014